Día 76 o “Último gran paseo”

Ahora ya no hay vuelta atrás. Ya está todo hecho. Bien o mal, podía haber sido mejor o peor pero ahora ya no se puede cambiar. Tan sólo quedan 15 días para el maratón y habrá que hacerlo cómo se pueda. De hecho, igual esta última frase suena un poco pesimista, pero después del entrenamiento de hoy creo que estoy un poco peor de lo que pensaba. Quería haber rodado los 23 kilómetros que he hecho por debajo de 4’40”, pero no ha podido ser y eso que pintaba bien en los primeros kilómetros. Al final 1 hora y 48 minutos.Ultima gran vuelta

Como ya comenté hace unos días, necesitaba un masaje de descarga. Esto fue lo que hice el jueves a última hora de la tarde. El bocado en el cuádriceps necesitaba eliminarlo y los sóleos estaban bastante cargados también. Aquí siempre llega una pregunta que te hace mucha gente: Los masajes te lo haces tú, ¿no? No, no se puede. Y te puedes a veces masajear ciertas zonas de las piernas pero no es lo mismo hacértelo tú que te lo hagan. Normalmente acudo a algún compañero o compañera de carrera, pero no quería molestarlos, porque mis horarios siempre son un poco apurados y decidí ir a una clínica. Casualidades de la vida, sin conocer la clínica, me atendió un excompañera de hace unos años que también es ya fisio. El masaje fue bastante bien y se soltó bastante el cuádriceps izquierdo, de hecho hoy no me ha molestado nada. Lo que sigue cargado son los sóleos. Espero que el 15N no me jueguen una mala pasada. La semana del maratón repetiré masaje.

Después de este tipo de masajes me gusta recuperar también. Por este motivo, ayer no quise salir a correr y me quedé en el gimnasio, además de hacer 50 minutos de bici suaves. Así no cargaba piernas después del masaje y me activaba para el largo de hoy.

He empezado suave y poco a poco me he puesto a ritmo más rápido que el maratón. Iba bastante fuerte y me notaba bien. Además, en el kilómetro 8 me he encontrado con un amigo que rueda más rápido que yo y estaba yendo a 4’30”, por lo que me he unido a él. Nos hemos puesto a hablar y he perdido un poco la sensación del ritmo al que íbamos (creo que íbamos más lentos). Como cambia la cosa cuando corres acompañado y sobre todo si vas hablando. Los kilómetros van pasando sin estar pendiente del reloj y del ritmo. Hemos ido juntos hasta mi kilómetro 16 donde nos hemos separado y yo ya he vuelto hacia casa.

Para volver, he tenido que esforzarme para mantener el ritmo de 4’45” aproximadamente. Es en ese momento que empiezas a pensar que es imposible llegar casi hasta el 42 a ese ritmo. Por lo tanto, tengo que ir valorando subir el ritmo por kilómetro desde la salida. No sé si es buen momento ahora para pensar, ya que estoy un poco negativo, pero no quiero salir demasiado fuerte y estar muerto en el 30.

Lo que sí tengo claro es que en estas dos semanas que quedan tengo que recuperar y absorber el entrenamiento de estas últimas semanas. Ahora ya no hay vuelta atrás. Ya está todo hecho. Sólo quedan dos semanas. ¡Qué ganas!

Resumen del día: 23 kilómetros sobre aslfato (4’44”) – 108′.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s